7 pasos básicos para orar y ayunar exitosamente

por Bill Bright tomado de cru.org

 

Creo que el poder del ayuno cuando se relaciona con la oración es el equivalente a la bomba atómica espiritual que nuestro Señor nos ha dado para destruir las fortalezas del enemigo y provocar un gran avivamiento y cosecha espiritual alrededor del mundo.

 

De forma gradual, se ha incrementado en mí un sentido de urgencia de clamar a Dios por un avivamiento en nuestro amado país. En el verano de 1994, tuve una creciente convicción de que Dios quería que orara y ayunara por cuarenta días pidiendo avivamiento en América y por el cumplimiento de la Gran Comisión en obediencia al mandamiento de nuestro Señor. 

 

Al principio me cuestioné: “¿en verdad esto es un llamado de Dios para mí?” Cuarenta días era mucho tiempo para abstenerse de alimentos sólidos. Pero con cada día que pasaba, Su llamado creció cada vez más fuerte y claro. Finalmente, estaba convencido. Dios me estaba llamando a ayunar y Él no me haría ese llamado si no hubiese una razón o propósito específico. Con esa convicción, entre en mi ayuno con emoción y un corazón lleno de expectativa, oraba: “Señor, ¿qué quieres que haga?” Creo que un ayuno tan largo era un llamado soberano de Dios por la magnitud de los pecados en América y la Iglesia. El Señor imprimió eso en mi corazón y también la necesidad urgente de colaborar y acelerar el cumplimiento de la Gran Comisión en esta generación.

 

Al iniciar mi ayuno, no estaba seguro si podría continuar por cuarenta días. Pero confiaba en que Dios me ayudaría. Cada día en su presencia me animaba a continuar. Entre más ayunaba, más sentía la presencia del Señor. El Espíritu Santo refrescaba mi alma y mi espíritu y experimenté el gozo del Señor como pocas veces lo había hecho antes. Las verdades bíblicas saltaban de las páginas de la Palabra de Dios. Mi fe se elevaba mientras me humillaba y clamaba a Dios y me gozaba en su presencia.

 

Esto se convirtió en los cuarenta días más importantes de mi vida. Mientras esperaba en el Señor, el Espíritu Santo me dio la certeza de que América y mucho del mundo experimentaría un avivamiento espiritual antes del año 2000. Esta visita divina del cielo encendería la cosecha espiritual más grande en la historia de la Iglesia. Pero antes de ver el poder de avivamiento de Dios, el Espíritu Santo llamaría a millones del pueblo de Dios a arrepentirse, ayunar y orar en el espíritu de 2 de Crónicas 7:14:

 

Si mi pueblo, que lleva mi nombre, se humilla y ora, y me busca y abandona su mala conducta, yo lo escucharé desde el cielo, perdonaré su pecado y restauraré su tierra.

 

El alcance de este avivamiento depende de cómo los creyentes en el mundo respondan a este llamado. He pasado cincuenta años estudiando la Palabra de Dios y escuchando su voz y su mensaje no pudo haber sido más claro. 

 

Esta práctica guía, “Siete pasos básicos para orar y ayunar exitosamente”, te ayudará a que tu tiempo con Dios sea espiritualmente más satisfactorio. Te animo a mantenerla contigo durante tu ayuno y hacer referencia a ella a menudo porque eso te dará sugerencias fáciles de seguir sobre cómo iniciar el ayuno, qué hacer mientras ayuno y cómo terminar tu ayuno de forma correcta. 

Durante mi ayuno de cuarenta días, Dios me llevó a orar y pedir que dos millones de cristianos en Norte América ayunaran antes del final del año 2000, y también orar por avivamiento nacional y en todo el mundo y por el cumplimiento de la Gran Comisión. Te animo a que consideres este reto. 

 

Antes de ayunar, te animo a leer mi libro, The Coming Revival: America’s Call to Fast, Pray, and “Seek God’s Face.” Este te equipara para el avivamiento espiritual que está por venir. 

 

Cómo iniciar tu ayuno

 

Como inicies y conduzcas tu ayuno va a determinar en gran manera tu éxito. Al seguir estos siete pasos básicos para ayunar, lograrás que tu tiempo con el Señor tenga sentido y te de una recompensa espiritual. 


 

PASO 1: Determina tu objetivo

 

¿Por qué estás ayunando? ¿Por renovación espiritual, dirección, sanidad, resolución de problemas, una gracia especial para navegar una situación difícil? Pídele al Espíritu Santo que te ayude a aclarar su dirección y los objetivos para tu tiempo de ayunar y orar. Esto te permitirá orar de forma más específica y estratégica.

 

A través del ayuno y la oración nos humillamos delante de Dios para que el Espíritu Santo pueda remover nuestras almas, despertar nuestras iglesias y sanar nuestra tierra de acuerdo a 2 de Crónicas 7:14. Haz que esto sea una prioridad en tu ayuno.

 

PASO 2: Comprométete

 

Ora sobre el tipo de ayuno que deberás tomar. Jesús nos enseño que todos sus seguidores deberían ayunar (Mateo 6:16-18, 9:14-15). Para él se trataba de cuándo los creyentes ayunarían y no de sí lo harían. Antes de que ayunes, decide lo siguiente:

 

  • Por cuánto tiempo ayunarás, una comida, un día, una semana, algunas semanas, cuarenta días. (Los principiantes deben iniciar con poco e ir incrementando a ayunos más prolongados).

  • El tipo de ayuno que harás (sólo agua, agua y jugos, qué tipo de jugos tomarás y qué tan a menudo).

  • Qué actividades físicas y sociales restringirás.

  • Cuánto tiempo del día tomarás para orar y estar en la Palabra.

 

Hacer estos compromisos previamente te ayudará a sostener tu ayuno cuando las tentaciones de la vida te tienten a abandonarlo.

 

PASO 3: Prepárate espiritualmente

 

El fundamento principal del ayuno es el arrepentimiento. El pecado sin confesar estorbará tus oraciones. Estas son algunas cosas que puedes hacer para preparar tu corazón:

 

  • Pídele ayuda a Dios para hacer una lista exhaustiva de tus pecados.

  • Confiesa cada pecado que el Espíritu Santo te traiga a la memoria y acepta el perdón de Dios (1 Juan 1:9).

  • Busca el perdón de aquellos que has ofendido y perdona a aquellos que te ofendieron (Marcos 11:25; Lucas 11:4; 17:3-4).

  • Restituye según te guíe el Espíritu Santo. 

  • Pídele a Dios que te llene con su Espíritu Santo de acuerdo a Efesios 5:18 y su promesa en 1 Juan 5:14-15.

  • Rinde tu vida completamente a Jesucristo como tu Amo y Señor; rechaza el obedecer tu naturaleza mundana (Romanos 12:1-2).

  • Medita en los atributos de Dios, su amor, soberanía, poder, sabiduría, fidelidad, gracia, compasión y otros (Salmos 48:9-10; 103:1-8, 11-13).

  • Comienza tu tiempo de oración y ayuno con un corazón expectante (Hebreos 11:6).

  • No subestimes la oposición espiritual. Satanás algunas veces intensifica la batalla natural entre el cuerpo y el espíritu (Gálatas 5:16-17).

 

PASO 4: Prepárate físicamente

 

Ayunar requiere ser cauteloso. Consulta a tu médico, especialmente si tienes medicamento o tienes un padecimiento crónico. Algunas personas nunca deberían ayunar sin supervisión profesional. 

 

La preparación física hará que el cambio drástico en tu rutina alimenticia sea más fácil para que puedas enfocar tu atención completa en Dios a través de la oración. 

 

  • No te apresures en tu ayuno.

  • Prepara tu cuerpo. Come porciones más pequeñas antes de iniciar un ayuno. Evita alimentos con alto contenido de grasas y azúcares. 

  • Come fruta y vegetales crudos por dos días antes de iniciar un ayuno.

Mientras ayunas

 

Tu tiempo de ayunar y orar ha llegado. Te abstendrás de alimentos sólidos y ya has iniciado a buscar al Señor. Aquí hay algunas sugerencias para considerar:

 

  • Evita cualquier droga, aún las naturales y remedios homeopáticos. Los medicamentos los podrás detener sólo con la supervisión de tu médico. 

  • Limita tu actividad.

  • Ejercítate moderadamente. Camina de uno a cuatro kilómetros cada día si es conveniente y cómodo hacerlo. 

  • Descansa tanto como te sea posible. 

  • Prepárate para enfrentar malestares mentales como la impaciencia, el mal humor y ansiedad. 

  • Prepárate para experimentar malestares físicos, especialmente los primeros días. Quizá sientas dolores de hambre, mareos, etc. Dejar la cafeína y el azúcar te puede causar dolores de cabeza. Los malestares físicos también incluyen debilidad, cansancio o adormecimiento.

 

Los primeros dos o tres días son normalmente los más difíciles. Pero al continuar en el ayuno es probable que experimentes una sensación de bienestar tanto física como espiritual. De cualquier forma, si sientes dolores de estómago, debes incrementar tu consumo de líquidos.
 

PASO 5: Adopta una rutina

Para lograr el mayor beneficio espiritual, toma mucho tiempo para estar a solas con el Señor. Escucha su dirección. Entre más tiempo pases con él, tendrás un ayuno más significativo. 

 

En la mañana:

  • Comienza tu día con alabanza y adoración.

  • Lee y medita en la palabra de Dios, de preferencia en tus rodillas. 

  • Invita al Espíritu Santo a que trabaje en ti para que desees y hagas lo que a Él le agrada, esto de acuerdo a Filipenses 2:13. 

  • Invita a Dios a que te use. Pídele que te enseñe cómo influenciar tu mundo, tu familia, tu iglesia, tu comunidad, tu país y más allá. 

  • Ora por su visión para tu vida y empoderamiento para hacer su voluntad. 

 

Al medio día:

  • Vuelve a la oración y a la Palabra de Dios. 

  • Toma una corta caminata de oración. 

  • Toma tiempo de oración intercesora por tu comunidad y los líderes de tu país, por los millones que aún no han sido alcanzados, por tu familia o necesidades especiales. 

 

En la noche:

  • Toma un tiempo a solas para “Buscar Su rostro” sin prisas.

  • Si otros están ayunando contigo, reúnanse para orar. 

  • Evita la televisión, redes sociales o cualquier distracción que afecte tu enfoque espiritual. 

 

Cuando te sea posible, comienza y termina cada dìa en tus rodillas con tu cónyuge para un tiempo corto de alabanza y acción de gracias a Dios. 

Los periodos largos de tiempo con Dios en oración o estudiando su Palabra, normalmente son mejores a solas. 

 

Una rutina en tu dieta es vital, el Dr. Julio C. Ruibal, un nutriólogo, pastor y especialista en oración y ayuno, sugiere que una programación diaria y una lista de jugos que qiuzá encuentres útiles y satisfactorios. Modifica esta programación y las bebidas que tomes para que se ajusten a tus gustos y circunstancias. 

 

5 a.m. - 8 a.m.

Jugos frutales, preferentemente recién hechos o licuados y diluidos en 50% de agua destilada si la fruta es ácida. Manzana, pera, toronja, papaya, sandía u otros jugos frutales son la preferencia. Si no puedes hacer tus propios jugos, compra jugos sin endulzantes ni aditivos.

 

10:30 a.m. - medio día

Jugos de vegetales frescos hechos de lechuga, apio y zanahoria en tres partes iguales. 

 

2:30 p.m. - 4 p.m.

Té herbal con unas gotas de miel. Evita el té negro o cualquier te con cafeína.

 

6:00 p.m. - 8:30 p.m.

Consomé hecho de papas, apio y zanahorias sin sal. Después de hervir por media hora, vierte el caldo en un recipiente y tómalo. 

 

Tips para el ayuno de jugos

  • Tomar jugo de frutas disminuirá los dolores de hambre y te dará energía de azúcar natural. El sabor y el impulso te motivarán y fortalecerán para continuar. 

  • Los mejores jugos están hechos de sandía, limones, uvas, manzanas, repollo, betabel, zanahorias, apio o vegetales de hojas verdes frescos. En climas fríos es posible que disfrutes el caldo de verduras caliente. 

  • Mezcla jugos ácidos (tomate y naranja) por el bienestar de tu estómago. 

  • Evita las bebidas con cafeína. Y evita mascar chicle o mentas aún si tienes mal aliento ya que estas estimulan la acción digestiva en tu estómago. 

Rompiendo el ayuno

 

Cuando tu tiempo designado al ayuno termine, comenzarás a comer de nuevo. Es de extrema importancia el cómo romper el ayuno para tu bienestar físico y espiritual. 

 

PASO 6: Termina tu ayuno de forma gradual

 

Comienza a comer gradualmente. No comas alimentos sólidos de inmediato después de tu ayuno. El introducir sólidos repentinamente a tu estómago y sistema digestivo, es probable que produzca consecuencias negativas e inclusive peligrosas. Prueba comiendo porciones pequeñas o snacks cada día. Si terminas el ayuno de forma gradual, los beneficios físicos y espirituales resultarán en una buena salud continua. 

 

Estas son algunas recomendaciones para ayudarte a terminar tu ayuno apropiadamente:

  • Rompe un ayuno prolongado de agua con fruta, por ejemplo, la sandía. 

  • Mientras continúas bebiendo jugos de frutas o vegetales, añade lo siguiente:

    • Primer día: ensalada cruda. 

    • Segundo día: añade papa horneada o cocida sin mantequilla ni condimentos. 

    • Tercer día: añade un vegetal al vapor. 

    • Después de eso: comienza a retomar una dieta normal.

  • Gradualmente regresa a la dieta regular con algunos pequeños snacks durante los primeros días. Inicia con algo de sopa y fruta fresca como la sandía y el melón. Prosigue con algunas cucharadas de alimento sólido como las frutas crudas y los vegetales, o bien ensalada cruda y papa horneada. 


Una palabra final

 

PASO 7: Espera resultados

 

Si sinceramente te humillas delante del Señor, te arrepientes, oras y buscas el rostro de Dios; si constantemente meditas en su Palabra, experimentarás una mayor manifestación de su Presencia (Juan 14:21). El Señor te dará revelación fresca y nueva. Tu confianza y fe en Dios serán fortalecidas. Te sentirás renovado en tu mente, espíritu y físicamente. Verás las respuestas a tus oraciones. 

De cualquier forma, un solo ayuno, no es la cura espiritual para todo. Así como necesitamos la llenura fresca del Espíritu de forma diaria, también necesitamos nuevos tiempos de ayuno delante de Dios. Un ayuno de 24 horas a la semana, ha sido de mucho provecho para muchos cristianos. 

 

Toma tiempo el fortalecer tus músculos espirituales para el ayuno. Si fallas en tu primer ayuno, no te desanimes. Quizá has intentado hacerlo muy rápido y alcanzar mucho en tu primera vez, o quizá necesites fortalecer tu entendimiento y determinarte. Tan pronto como te sea posible, toma otro ayuno hasta que lo logres. Dios honrará tu fidelidad. 

 

Te animo a que te unas a mi en el ayuno y la oración una y otra vez hasta que en verdad experimentemos avivamiento en nuestros hogares, nuestras iglesias, nuestra amada nación y el mundo. 

CONTACTO
Envía WhatsApp o llama al 492 123 2310
Escríbenos a destino.iglesia@gmail.com
  • Facebook - círculo blanco
  • Instagram - Círculo Blanco
  • YouTube - círculo blanco

© 2021 Iglesia Destino